Ayuda para hacer mejores fotos: Resolución (2)

Ayer comentaba cómo me pidieron una foto a la mayor resolución posible. Parece lógico, la máxima calidad y luego se imprime a cualquier tamaño y siempre será lo mejor posible. Bueno, pues no, no se puede relacionar tan alegremente resolución y calidad, hay que entender bien lo que es la resolución y además aplicar otros factores que afectan a la impresión de una foto.

La resolución es un valor que se aplica a la impresión y se refiere al número de puntos por pulgada (ppp) que marcará la impresora. Primer dato, la imagen que da la cámara (RAW) no tiene un valor de ppp, tiene un número de megapíxeles, si, que afecta a la resolución que se quiera aplicar posteriormente, sí, pero no se puede hablar de resolución en la imagen que toma la cámara.

Ahora bien, cuando convertimos el archivo RAW en un archivo fotográfico, como jpg o tiff sí se ajusta una resolución para poder mostrarlo a un tamaño concreto. Esta conversión puede ser mediante software en nuestro pc o que lo haga directamente la cámara, esta suele ser la única opción en la mayoría de cámaras compactas aunque mucha gente no sepa que existe tal conversión. Y es aquí donde tú, o la cámara, asignas una resolución al archivo (puedes cambiarla después pero no es lo mejor). La cámara, además, ajusta otros valores como contraste, saturación, etc.

Bien, vamos a hacer lo que me sugieren, yo proceso el RAW en mi pc y lo paso a jpg a la mayor resolución posible… mal, yo puedo poner cualquier número y ¿es posible infinito? Bueno, racionalizo este paso.Calculo que una impresora no puede imprimir por encima de 4000 ppp. Si convierto la foto a jpg con esa resolucíón tendré una foto del tamaño de un sello de correos, ya que el número de pixels es limitado y los estamos apretando mucho. Y ¿para qué? El ojo humano no es capaz de detectar resoluciones por encima de 240-300 ppp, con lo que a mayores resoluciones lo veremos siempre igual. Y eso suponiendo que la impresora sea capaz de imprimir a esas resoluciones.

Vamos a ser un poco más coherentes, revelo con una resolución de 240 ppp. Más o menos el máximo que detecta el ojo humano en las mejores condiciones, de iluminación y de distancia. Y es que la distancia es otro factor a tener en cuenta, la distancia en que somos capaces de distinguir la mayor resolución es a unos 25cm, más cerca tenemos problemas de enfoque y cuanto más lejos menos resolución somos capaces de diferenciar. Los posters grandes pensados para ver a una cierta distancia se suelen hacer a unos 150 ppp, los carteles enormes que están a mucha distancia del observador pueden tener una resolución mucho menor. De esta forma incluso asignando una resolución razonable para imágenes que puedes colgar en tu casa, donde te puedes acercar lo que quieras a la foto, puede que sea innecesario si las fotos se van a ver a cierta distancia.

Bueno, este último aspecto parece poco importante ya que parece que aquí sí sirve el “a la máxima resolución posible”, si luego se ve desde más lejos no se va a ver peor. El caso es que entonces podemos chocar con un concepto muy simple, el tamaño. Tenemos un número de pixels determinado, cuanto más los apretemos (mayor resolución) menor será el tamaño de la foto resultante. Es aquí donde sí se notan los megapíxeles de una cámara. Parece que es lo único importante y normalmente da más problemas que ventajas salvo a la hora de hacer ampliaciones con buena resolución, porque para esto sí que es verdad que viene bien tener un sensor con muchos megapíxeles.

Bueno, el caso es que aun no se la ampliación que quieren así que, siguiendo, más o menos, sus instrucciones les he mandado una foto a 240ppp con un tamaño de 18×24 cm. ¿Es suficiente? Pues no lo se. Vamos a suponer que no es suficiente y por qué conociendo de antemano tamaño y resolución de la impresora se puede dar un mejor resultado.

Lo vemos en la próxima y última entrega de este artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.