Ayuda para hacer mejores fotos: Formato de imagen (y 2)

En la primera parte de este articulos hablé un poco de los formatos de pantallas, tanto de TV como de PC. Ahora nos centraremos en la fotografía.

En fotografía, el formato viene marcado por las dimensiones del sensor, heredero directo del negativo o diapositiva de antes. El formato de la película de carrete de toda la vida es 3:2, en concreto, y ya no hablo de formato sino de tamaño, 36 mm de ancho por 24 mm de alto. Este es un formato más “estirado” que los 4:3 de la TV clásica pero sin llegar a los 16:9 de las panorámicas actuales. Con la entrada del digital se cambiaron un poco los formatos y un mucho los tamaños.

A día de hoy los sensores tienen multitud de tamaños, obviando cámaras de gran formato (6 cm de alto), los tamaños tienen como tope el tamaño clásico del carrete, es decir, 24×36 (2:3), reservado a algunas reflex de gama alta, estas son conocidas como Full Frame (FF) o tamaño completo. A partir de aquí nos encontramos tamaños cada vez más pequeños, el más común es el APS-C, el cual hay que multiplicar por 1,5 (1,6 en el caso de Canon) para alcanzar el tamaño FF. También existió un formato APS-H de Canon con factor de recorte 1,3x y un cuatro tercios (que no tenía proporción 4:3 a pesar del nombre) de Olympus con recorte 2x. Hasta ahora hablo solo de cámaras reflex y sin entrar en formatos porque en ninguno de estos casos varía, en todos la proporción es 2:3.

Sin embargo cuando entramos en el terreno de las compactas no solo tienen sensores que son sustancialmente más pequeños sino que el formato varía entre ellas. Aquí sería difícil dar unos datos exactos debido a la cantidad de cámaras comercializadas pero como norma general las cámaras punteras de cada marca, vendidas casi como profesionales tienen un tamaño de sensor solo algo menor que en el menor de las reflex, y el resto tienen un tamaño de sensor sustancialmente menor. En cuanto al formato, lo más habitual es encontrar formatos más cuadrados tipo 4:3, salvo alguna, que ya se molestan en anunciar, que tiene formato panorámico.

En el caso de los móviles es lo mismo pero un paso más allá. Diferentes tamaños pero todos más pequeños que en el caso de las compactas y diferentes formatos.

¿Y esto en qué afecta? El tamaño afecta muchísimo pero ya haré otro (u otros) artículo sobre ello. En el caso del formato afecta, por un lado, al verlo en un pantallas de TV o PC ya que según la combinación de ambos formatos se aprovechará mejor o peor la superficie de la pantalla. Y por otro lado afecta a la impresión de copias, ya que (si no queremos recortar) una foto con formato 2:3 tendría una ampliación de 30×45 mientras que una con formato 4:3, para el mismo alto tendrá 5 cm menos de ancho (30×40). ¿Es apreciable? En una palabra, , cierto que no va a matar una foto buena ni salvar una foto mala pero se nota, a mí personalmente me gusta más un formato más panorámico pero realmente una foto puede variar para mejor o para peor cambiando el formato.

Un último apunte, con panorámicas se conocen los formatos más “estirados” aunque últimamente se suele hablar de panorámicas cuando se hace una serie de fotografías que se unen posteriormente por software.

*Contacta conmigo si quieres una clase particular de fotografía. En solo dos horas te puedo dar una base y unos trucos que te mejorarán como fotógrafo.

fotografo@manatus.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.